La extremo se perderá el partido ante el Roquetas correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de Liga

Camila Bonazzola, extremo del Adesal, ha recibido la llamada de la selección argentina, que dirige Eduardo Gallardo, para disputar el Preolímpico de Lliria entre los días 20 y 22 de marzo. En esta competición, la albiceleste se medirá a España, Suecia y Senegal en busca de dos plazas para los Juegos de Tokio.

La extremo izquierda apuntaba que “muchas jugadoras de argentina nos venimos a Europa para buscar mejor calidad de juego, y así poder tener posibilidades de formar parte de la selección, así que esto es un premio y me pone feliz  formar parte de un torneo tan importante como un Preolímpico”.

Analizando la competición, Bonazzola considera que “tenemos partidos duros”. La argentina recuerda que “España está en un gran nivel, puesto quedaron segundas en el mundial y tuvieron todo para ser las campeonas; Suecia es un equipo fuerte como muchos europeos y también tenemos en el grupo a Senegal”. La jugadora del Adesal argumenta que “nos estamos entrenando muy bien y estudiando a los rivales sabemos que podemos sacar adelante los partidos y poder pelearle de igual a igual a los europeos”.

Como contrapartida, el Adesal perderá a la jugadora, fichada en el mercado de invierno, de cara al trascendental encuentro de la vigésimo cuarta jornada de Liga en el Grupo D de la División de Honor Plata ante el Roquetas, equipo que le eliminó en la semifinal de la Copa Andalucía. Sobre su ausencia, Bonazzola considera que “es uno de los partidos más complicados, por lo que tengo entendido, y ésos son los más lindos de jugar; siempre es una pena perderse esos partidos”.

En la presente temporada, el Adesal ya se vio en una situación similar cuando el equipo nacional de Cuba citó a Gleynis Reyes para disputar el Mundial de Japón en el mes de diciembre. Ahora será Bonazzola, quien también participó en el certamen en el que la selección española conquistó la medalla de plata.