Si bien es cierto que el salto de deportista amateur a profesional nunca suele ser sencillo, hay algunas disciplinas y países en particular donde todo el esfuerzo de los jóvenes que tienen talento se encuentra con obstáculos adicionales, incluso cuando esa capacidad ya ha sido demostrada.

Tal es el caso del hispano marroquí «Prince» Khalid Ennachat Machhor, un ex componente de la selección española de kickboxing y además el único luchador en conseguir ser campeón autonómico en 5 disciplinas diferentes, alcanzando las instancias finales de los campeonatos nacionales en categorías de kickboxing, K1, full contact y boxeo.

Prince, considerado una de las grandes promesas del deporte español incluso cuando es una realidad, es apenas uno de los miles de exponentes amateur nacionales que se ha encontrado desamparado durante el año de pandemia, arreglándoselas por su cuenta para mantener los sueños.

“El 2020 ha sido un año muy duro, veía rotos todos los planes y objetivos preparados, además de las competiciones acordadas”, comentó recientemente ante algunos de los muchos medios de comunicación que han reparado en sus circunstancias tan complicadas.

De hecho, podría decirse que en su caso la crisis sanitaria llegó en un pésimo momento, dado que, como bien comenta, había iniciado 2020 “con buen pie, ganando un combate el 22 de febrero ante un rival difícil. Y después llego el confinamiento”, que le afectó como a todos.

¿Y cómo se las ingenia un deportista que aspira a ser profesional en medio de una pandemia? “Entrenaba en casa como podía, y en la cochera, con el material que tengo para no perder la forma”, resume un reflexivo «Prince» Khalid Ennachat Machhor.

Ahora, bien transcurridos ya varios meses desde que se desatara el Covid-19 en todo el planeta, muchas de estas competiciones se han ido adaptado en la medida de sus posibilidades, propiciando el regreso de Prince y sus colegas. “Tengo un combate muy importante el 30 de enero en la liga para el equipo de la Federación Española que me ha fichado, y luego también otro combate el 13 de febrero”, se ilusiona, recordando que su objetivo principal es “dar el paso a la liga profesional”.

Todo esto, desde ya, en un contexto muy poco favorecedor desde lo económico, considerando que en España es realmente vivir de su actividad deportiva, algo que él mismo entiende, tiene que ver con que al boxeo “le falta apoyo de publicidad y promociones y patrocinadores y televisión”.

Prince se detiene en este punto, explicando que el boxeo “no es tanto como el fútbol”, en lo que refiere a la falta de esos apoyos financieros externos, como a la escasa concurrencia de público en las categorías no profesionales. Algo que, al mismo tiempo, tiene que ver con esa mínima difusión.

Afortunadamente, parece que el espíritu de superación de «Prince» Khalid Ennachat Machhor es más fuerte que cualquier inconveniente que pudiera aparecer en su camino y que a pesar de ser consciente de estas vicisitudes, no se detendrá hasta ver sus anhelos hechos realidad.