Directrices y recomendaciones para la práctica del golf recreacional de forma segura cuando las Autoridades Sanitarias lo permitan

El conjunto de instituciones del golf español –integrado por la Real Federación Española de Golf (RFEG), las Federaciones Autonómicas de Golf, la Asociación Española de Campos de Golf (AECG), la Asociación Española de Greenkeepers (AEdG), la Asociación Española de Gerentes de Golf (AEGG) y la Asociación Española de Profesionales de Golf (PGA)– presenta el Protocolo de Apertura del Deporte del Golf, una serie de directrices y recomendaciones para la práctica del golf recreacional de forma segura, cuando las Autoridades Sanitarias lo permitan en función de la evolución de la pandemia provocada por el Covid-19.

Las medidas descritas en el Protocolo de Apertura del Deporte del Golf, en el que están involucrados tanto los practicantes como las instalaciones, son el resultado de las aportaciones de todas las instituciones anteriormente citadas, e incluyen asimismo las recomendaciones de organismos internacionales del mundo del golf.

El documento describe una serie de directrices con objeto de servir de guía tanto a golfistas como a campos de golf, para que puedan ser aplicadas en el momento en el que, dentro del proceso de desescalada anunciado por el Gobierno de España, se permita la práctica recreacional del deporte del golf.

El Protocolo de Apertura del Deporte del Golf, dividido en tres partes –jugadores, campos de golf e industria–, incide en garantizar la distancia social y minimizar los riesgos de propagación del contagio del coronavirus.

Adicionalmente, este Protocolo ahonda en la idea de que la apertura de los campos de golf en nuestro país podría favorecer la marca España en el exterior, aprovechando la imagen del golf como un deporte saludable, al aire libre y Covid-free, que contribuirá a una reactivación más rápida del turismo.

Los procedimientos a seguir antes, durante y después de jugar al golf forman parte del primer bloque del documento, destinado a los practicantes.

En el segundo bloque, centrado en los campos de golf, se resumen las medidas recomendadas de cara a la reapertura de una instalación estándar, debiendo cada campo de golf acomodarlas a sus propias características, siempre de acuerdo con las limitaciones de carácter general que imponga la Administración Sanitaria.

Por último, el tercer bloque describe, con cifras, al conjunto de la industria del golf español, considerado el primer destino europeo y mundial de turismo internacional de golf, una afirmación avalada por los 1.4 millones de turistas que eligen España para jugar a este deporte cada año, que contribuyen a generar unos ingresos de 2.500 millones de euros y más de 30.000 empleos directos e indirectos.

El documento concluye con una serie de demandas para minimizar el perjuicio empresarial generado por la crisis del Covid-19. Entre ellas destaca la consideración de los campos de golf como infraestructura turística, la aplicación del IVA reducido y la prórroga de la figura del ERTE por causa de fuerza mayor y de las medidas extraordinarias y excepcionales establecidas en el RDL 8/2020, debido a las restricciones del tráfico de turistas, así como diversas medidas de apoyo económico.