Más de dos meses -exactamente 73 días- después del último entrenamiento, el tenis de mesa regresa a la actividad en los Centros de Alto Rendimiento con la máxima seguridad sanitaria posible.

La Real Federación Española de Tenis de Mesa ha garantizado que todos los deportistas, técnicos y personal de apoyo que vayan a regresar a los entrenamientos en los centros de Madrid, Barcelona y Murcia lo hagan habiendo pasado una prueba médica privada, subvencionada por el ente federativo, en el que se incluye una prueba de serología, la cual determina si la persona ha sido o no portadora del virus en algún momento. Además, los deportistas y técnicos pasarán las pruebas de los diferentes centros. 

Los deportistas y técnicos del CAR de San Cugat son los primeros en volver a la sala de entrenamiento, y lo hacen de manera escalonada. Este martes, el campeón del mundo Jordi Morales ha sido el primero en regresar a la rutina, junto al técnico Ramón Mampel. Por su parte, Galia Dvorak y Albert Vilardell serán los siguientes en incorporarse a la rutina.

El Centro de Alto Rendimiento de Madrid y de Murcia lo harán en los próximos días, cuando todos los resultados de las pruebas médicas estén disponibles. El protocolo de retorno a la actividad de la RFETM está supeditado, sin excepción, a la negativa en la prueba de serología. En caso de positivo, no se podrá regresar a la actividad con el grupo en un tiempo indefinido.

Esta guía para la vuelta a los entrenos tiene limitaciones en el número de deportistas y técnicos que pueden estar en la sala de entreno, así como limitaciones en los desplazamientos de los mismos.