Se ha convertido en el segundo español Número 1 del Mundo tras Severiano Ballesteros.

Jon Rahm ha derribado un nuevo muro con la consecución de su cuarta victoria en el PGA Tour, obtenida en la madrugada de este domingo en The Memorial Tournament. Más allá de la enorme importancia que tiene este triunfo, el golf español recordará este 19 de julio de 2020 por ser el día en el que un segundo jugador español se convertía en Número Uno del mundo.

Más de 30 años después de que lo hiciese el añorado Seve, un español vuelve a reinar en el Ranking Mundial. Esto es consecuencia del excepcional trabajo de años, claro está, pero la fecha que guardaremos es este domingo en Muirfield Village (Ohio) y con ilustres testigos como Rory McIlroy -poseedor del trono hasta este momento- Tiger Woods, Sergio García o Jordan Spieth. 

El cómo llegó Jon Rahm hasta la jornada final en cabeza se resume en una palabra: solidez. El vasco se trabajó sus opciones de victoria con sendas vueltas notables (69 y 67 golpes) de inicio y las concretó el sábado con otra tarjeta de similar calado (68) que contuvo un zarpazo clave en el devenir de la prueba: cuatro birdies seguidos entre los hoyos 13 y 16. Restaba por hacer lo más complicado, rematar la faena. 

Y la ha rematado con menos sufrimiento del que cabría esperar en deporte de altísimo nivel. Rahm partía con una generosa renta -cuatro golpes sobre los estadounidenses Ryan Palmer y Tony Finau- que se fue estirando como un chicle en los nueve primeros hoyos gracias a sus birdies en el 5 y en el 7. Hasta ocho golpes de ventaja llegó a acumular.

A partir del hoyo 10, con el Número Uno sobrevolando en la húmeda atmósfera de Ohio, el español perdió en seguridad: bogey al 10, doble bogey al 11 y bogey al 14. Sin embargo, a Palmer, lastrado por dos errores en los primeros nueve hoyos, se le escapaba algún birdie para bajar de tres golpes la ventaja del español.

Los hoyos 16 y 17 terminaron de cerrar el torneo. En el primero de ellos, Rahm se inventó un magnífico approach para birdie que acabó en la cazuela -con el lógico gesto de rabia y euforia en la celebración del español-, y en el segundo Palmer no ató el par. La ventaja entonces se amplió a cinco golpes con el 18 por jugar. Fue ahí cuando Jack Nicklaus salió de casa club y se aprestó a felicitar al próximo Número Uno, un español, como su admirado Seve Ballesteros.

Cabe recordar que este ha sido el cuarto triunfo de Jon Rahm en el PGA Tour tras los obtenidos en el Farmers Insurance Open de 2017, en el CareerBuilder Challenge de 2018 y, por último, en el Zurich Classic de 2019. Sin duda, el más importante de ellos.