De Madrid a Las Vegas. El jugador sevillano, afincado en la capital desde hace muchos años, regresó al desierto de Mojave para evolucionar sus ortesis y adaptarlas a su nueva situación médico-deportiva, con el apoyo de la Real Federación Española de Tenis de Mesa y del Consejo Superior de Deportes.

Su enfermedad degenerativa obliga a Valera a escuchar a su cuerpo, entenderlo y evolucionar tanto deportiva como médicamente. Por ello, tras firmar un nuevo hito histórico para el tenis de mesa español en el Europeo de Helsingborg (Suecia) y sellar prácticamente su clasificación para Tokyo 2020, Álvaro Valera y la Real Federación Española de Tenis de Mesa se pusieron a trabajar en un nuevo objetivo: Lograr evolucionar sus ortesis para una mejor calidad de entrenamiento y mayor rendimiento deportivo.

Con el liderato indiscutible en la Clase 6 -lleva más de 20 años en los más alto del ranking mundial-, Álvaro Valera acudió a final del 2019 a Las Vegas para trabajar en unas nuevas ortesis que le permitan seguir manteniendo ese alto nivel competitivo, reduciendo el dolor habitual en sus entrenamientos y competiciones.

Apoyo de la RFETM y CSD

El sevillano se puso en manos del mejor especialista en ortesis deportivas, quien trabaja con los mejores materiales, aplica un diseño innovador, adaptándolo a cada deportista. En este caso, el diseño más elevado de las ortesis, con unas mejores protecciones laterales, ofrecen una mayor sujeción reduciendo el dolor. Lo que consigue que Álvaro Valera pueda tener mejores condiciones de entrenamiento y competición. 

Este diseño y la posterior construcción de las ortesis fueron cubiertas por una ayuda extraordinaria gestionada por la Real Federación Española de Tenis de Mesa con el Consejo Superior de Deportes. Una sustancial ayuda económica que permitirá alargar la carrera deportiva de uno de nuestros deportistas más laureados internacionalmente.