La selección española se impuso a Alemania por un contundente 6-0 y consigue clasificarse para la “Final four” por primera vez.

Ayer tuvimos la suerte de viajar al pasado, de disfrutar de algo que parecía olvidado, de volver a llenarnos de orgullo al ver a la selección española. En un partido complicado y transcendental para que España lograra el pase a la ronda final de la National League.

Enfrente una selección alemana que llegaba a la cartuja como primera de grupo y que daba cierta sensación de superioridad con respecto a España. Entre otras cosas, porque la roja venía de cosechar unos pobres resultados, si tenemos en cuenta el potencial del equipo.

El escenario, aún sin público, era el ideal para conseguir una gesta histórica. Y es que Sevilla ha sido talismán para la selección en otras grandes noches de fútbol, como en aquel inolvidable 12-1 que le endosó España a Malta.

Se preveía un choque de trenes, lo que nadie esperaba es que fuera un cercanías contra un ave. España salió a por todas, con una presión alta y asfixiante, con dos extremos muy abiertos que ganaban la espalda de la defensa alemana constantemente y con la clara premisa de ir al ataque sin cesar. España tenía la pelota, y mucho, ya que acabó el partido con un 67 % de posesión, pero en esta ocasión fueron más directos e incisivo, buscando siempre un pase vertical que lanzara la ofensiva.

El resultado al descanso hablaba por sí solo, un 3-0 que incluso parece insuficiente teniendo en cuenta las ocasiones generadas por ambos conjuntos. Algo que llama la atención, es que tanto el primer como el tercer gol se materializaron tras sendos saques de esquina, siendo poco habitual que una selección físicamente tan potente como la alemana reciba dos tantos de cabeza. Pero España estaba enchufada, prueba de ello es que salió en la segunda parte como si fueran los que iban por debajo en el marcador. La “Mannschaft” adelantó las líneas e intento acercarse a la portería de Unai Simón, no obstante, la estrategia alemana no funcionó y mientras España doblaba su ventaja hasta conseguir un abultado 6-0, Alemania solo puedo estrellar un balón en el larguero.

Aparte de la histórica victoria, España que en los últimos enfrentamientos había generado serias dudas, ofreció muestras de la modificación que ha sufrido su estilo de juego, dejando atrás el famoso “Tiki Taka” que tantos éxitos dio. Un equipo joven, rápido y vertical, con mucho margen de mejora.

De esta forma el combinado español consigue por primera vez, en la segunda edición de la competición, clasificarse para la “final four”. Junto a España también se ha clasificado Francia, ambas selecciones esperaran a esta noche para conocer a los dos equipos nacionales que faltan para completar la ronda final, la cual tendrá lugar en octubre del próximo año.

Fuente: as.com