La importancia de una buena formación de tenis en las categorías inferiores a través de una escuela profesional y de entrenadores expertos.

El tenis es uno de los deportes más populares y practicados del mundo. Esto no solo se debe a la fama de sus grandes deportistas: Rafael Nadal, Serena Williams, Pete Sampras, María Sharapova, Roger Federer, etc. Ni siquiera a sus grandes campeonatos como Roland Garros, US Open, Wimbledon o Australia Open. El tenis no solo se centra en lo profesional, sino en que es un deporte social que se practica en todas las edades. De hecho, no se juega solo y su esencia de deportividad ha logrado hacer del tenis un deporte deseado por todos.

El valor de un buen entrenamiento de tenis

Los niños y niñas que empiezan desde pequeños a practicar tenis no pueden ser desde primera hora como sus ídolos. Les queda un largo camino de obstáculos. Por ello es Importante que durante sus primeros años tengan un aprendizaje progresivo que se adapte a sus condiciones técnicas y físicas. La clave para ello reside en sus entrenadores. Desde los primeros años los más pequeños deben empezar con una raqueta adaptada a su tamaño; una red más pequeña de lo habitual; bolas rojas primero para avanzar con las naranjas, luego las verdes y finalmente las amarillas normales, etc.

Estos jóvenes tenistas deben ir aprendiendo durante la práctica a jugar cada vez más lejos de la red y a golpear correctamente, pues el gesto técnico es clave en la correcta práctica de este deporte. Con el objetivo de que crezcan con un correcto gesto técnico y a partir de ahí puedan adquirir buen rimo de bola, deben aprender desde el juego parado y quieto acompañado de guías y de un buen personal de entrenadores que corrijan e incentiven a los jóvenes. La colocación es determinante para los distintos golpes que el tenis requiere: de derecha, de revés, de volea, saque, etc.

Todo este cúmulo de necesidades obligan a los pequeños a practicar sus entrenamientos en una escuela de profesionales del tenis como la Escuela Nacho Ros. Gracias a esta escuela, los niños y niñas que desean practicar tenis pueden hacerlo de la mejor manera y llegar a alcanzar el éxito de los grandes profesionales del deporte.

No solo es deporte

Ningún tenista ha alcanzado el éxito sin aprender los valores que este deporte proporciona. Además de disfrutar y mejorar física y mentalmente a los tenistas, el tenis se convierte en algo más allá que un deporte. A través de él, las categorías inferiores pueden adquirir importantes valores para la vida como el compañerismo, el esfuerzo, la superación y la responsabilidad. La clave para ello: un cuerpo de entrenadores expertos y una escuela profesional detrás de cada joven.

Unos buenos hábitos deportivos y unos correctos valores personales son esenciales en el tenis. Sin importar la edad, la consideración de formar parte de una buena escuela de profesionales capaz de explotar al máximo las cualidades del tenis es clave para la formación y el disfrute de los tenistas. Los entrenadores cumplen con la responsabilidad social de enseñar a los jóvenes, quienes dispondrán de un prometedor futuro tanto en lo deportivo como en su desarrollo personal.