El Adesal visita el Palau Olimpic de Granollers para medirse al KH-7.

La Liga Guerreras Iberdrola tiene una serie de escenarios con mucha historia en el balonmano español, como son los casos de la Albericia del mítico Teka Cantabria, A Sagriña del Guardés o el Huerta del Rey de Valladolid. Sin embargo, el gran templo de este deporte se halla en el Palau Olimpic de Granollers, donde mañana (17:30) el Adesal se medirá a un KH-7 pujante en la máxima categoría.

El partido llega en un momento singular para el Adesal, puesto que aún no tiene al completo su plantilla por problemas burocráticos. Al menos tiene el consuelo de ampliar su plantilla con la presencia de Maura Álvarez, quien ya ha vuelto de Chile. Con la lateral, Rafael Moreno tendrá recursos en la parcela defensiva y también la posibilidad de probar nuevas situaciones en el extremo izquierdo.

Además, el equipo de La Fuensanta dio buena medida de sus posibilidades en los enfrentamientos ante La Calzada en Gijón. Rozó la sorpresa y dio la sensación de estar más asentado que en el estreno liguero. Además, la cita con el KH-7 Granollers debe servirle como medida con vistas al trascendental partido del 20 de febrero ante el Morvedre en Puerto Sagunto.

Y es que el cuadro del vallés se midió el pasado sábado al valenciano y le ganó por ocho goles (28-20). Además, ésta fue la primera victoria liguera de 2021 para el KH-7 después de perder en Gijón y Elche, así como el empate ante el Rocasa. Probablemente, haya empezado a echar en falta a la internacional española Gassama, quien se marchó a la Liga Francesa.

Inicialmente, los puntos en litigio no servirán de cara a la segunda vuelta de la competición, aunque el cuadro fuensantino pretende darse un baño de autoestima y no hay mejor escenario en la competición que el de la pista de los Juegos de Barcelona 92.