El español Álvaro Robles y el rumano Ovidiu Ionescu se vuelven a colgar una merecida medalla de plata en uno de los torneos más importantes de la nueva era del tenis de mesa mundial. La dupla suma su tercera plata internacional, tras la histórica medalla en el Mundial de Budapest y en el Kaisa China Open. 

Robles e Ionescu lograron el billete a la final con una épica remontada en semifinales ante los japoneses Oikawa-Uda, donde llegaron a ir cediendo 2 juegos a 1 y 6-1 en el cuarto parcial. Una situación agónica que sacó los mejores recursos de la dupla hispano-rumana, la cual endosó un parcial de 10-0 para igualar el partido, y mantuvo este excelso nivel para conseguir el pase a la final.

Esta inercia positiva se trasladó al partido por el título, arrollando en el primer set a la pareja coreana Lee-Jeoung, con un parcial inicial de 9-0. Un inicio impresionante, que permitió a Robles-Ionescu adjudicarse el primer juego, pero que también despertó la competitividad de los asiáticos. 

Con 1-0, el partido cambió de dinámica y se llegó al 1-2, pero la intensidad y lucha de la dupla europea se mantuvo hasta el final, consiguiendo devolver el parcial de 8-11 para llegar al quinto y definitivo juego. Sin embargo, un inicio fulgurante de los asiáticos aniquiló las esperanzas de Robles e Ionescu, que aún así intentaron dar la vuelta a ese parcial de 0-5, pero fue muy complicado. 

Esta gran actuación en la segunda cita del regreso del tenis de mesa mundial, sirve como gran preparación para el torneo PreOlímpico Mundial, que comienza este mismo domingo 14 de marzo, con cuatro deportistas españoles luchando por la clasificación directa para los Juegos Olímpicos de Tokio. Álvaro Robles y Jesús Cantero, en el lado masculino, y María Xiao y Galia Dvorak, en el cuadro femenino.