El Itea Córdoba inicia la temporada 21-22 en Granada con la mirada puesta en la fase de ascenso.

El Itea Córdoba empieza con ambición y responsabilidad la temporada en la División de Honor Plata después de que sólo un poste le apartara de seguir en la máxima categoría el curso pasado. Pero ese triste desenlace quedó atrás y el equipo de La Fuensanta tiene la intención de dar un paso al frente en el nuevo despegue.

El objetivo fijado desde el club de partida es el de disputar la fase de ascenso a la Liga Guerreras Iberdrola con el fin de regresar a la máxima categoría nacional. Según se establece en el sistema de competición, los dos primeros de cada grupo (la División de Honor Plata está dividida en cuatro) se clasificaron para las eliminatorias que darían paso al sector final de mayo, que se celebraría en una sede por determinar, en el que los dos primeros subirán.

A ese objetivo se suma también la obligación de acabar en esa posición para que la ciudad no perdiera la plaza, como mínimo, en la segunda categoría nacional del balonmano. Y es que, para el próximo curso la Real Federación Española ha establecido que se produzca una remodelación en el balonmano femenino que pasaría por dejar la Liga Guerreras Iberdrola en 12 participantes y crear una segunda categoría única a nivel nacional. En la misma, estarán los seis equipos que no asciendan, los dos mejores terceros de los cuatro grupos y los cuatro que caigan de la Liga Guerreras Iberdrola.

Para cumplir este objetivo, el Itea Córdoba empieza su camino en el Pabellón de La Cartuja donde le espera el Universidad de Granada mañana a partir de las 19:30. Será la ocasión para ver en acción a las nuevas caras del equipo como Garijo, Ceballos, Auts, Reyes o Aina Fernández. También en esa lista debería figurar Ciris García, pero la tramitación del transfer de la boricua está en suspense, por lo que no se sabe si podrá ser alineada por Rafael Moreno.

Por su parte, el Universidad de Granada, un clásico de la categoría, acude a la cita con un bloque muy renovado en relación a la última campaña. Prueba de ello es que no sacó adelante sus compromisos en la Copa Andalucía ante el Deza y el Roquetas. Con todo, juega en su pista y querrá comenzar con alegría. La misma que busca el Itea Córdoba, al que la suerte, el deporte o lo que sea le debe lo de aquel último lance de Lanzarote.