Hola, me llamo Florentino Pérez, ¿a qué quieres perder?

Nos lo dicen hace una semana, y no te lo crees. José Antonio Anquela lo explicaba con sus palabras: “Si en la vida real me dicen que va a venir un burro volando, no me lo creo. Si me lo dicen en el fútbol, te pido una silla y me siento a verlo pasar”. Más claro, imposible. 

En primer lugar, y antes de dar mi punto de vista, quiero partir de la base de que el ‘timing’ es el que es. Nadie puede elegir él cuando suceden las cosas. Creo que Julen, si de verdad quería entrenar al Real Madrid, una decisión totalmente respetable, debía de habérselo comunicado al Presidente, y Director Deportivo de la RFEF. Nada más colgar el teléfono. Ir de cara. Tratar las cosas con naturalidad. En el mundo del fútbol se vive el hoy. Y trenes como entrenar al Real Madrid, pasan hoy, no mañana. Yo, posiblemente, hubiera antepuesto mi país, seguro,  pero entiendo a Julen que dude o prefiera entrenar al Real Madrid. En ese aspecto, Julen MAL.  Ya sin entrar a hablar de dinero. Lo dejo aparte.
Más que nada porque hace menos de un mes, había renovado su contrato para dos años con la Selección Española. El nuevo presidente de la RFEF, había depositado su confianza en él, sin ser Julen su ojito derecho, que digamos. Igual es por esa falta de confianza y afecto, que Julen no le informó de todo esto a Rubiales. Posiblemente. Pero no le excusa de su obligación moral.
Y luego Rubiales. Traicionado, y ninguneado. Y ese sentimiento le ha sobrepasado. Un líder escucha, reflexiona y analiza. Escucha a los protagonistas de esto; a los jugadores. No me creo que estos jugadores, profesionales todos, no quieran ganar el mundial porque está el futuro entrenador del Real Madrid en el banquillo. Es romper una rutina de trabajo, un método de entrenamiento, y unas pautas personales del propio entrenador y su cuerpo técnico. A dos días de empezar un mundial. Un MUNDIAL. Más cerca imposible. El seleccionador de España de Baloncesto. Se puede compatibilizar un equipo, con la selección. Y nadie duda de porqué pone a Sergio Rodríguez, o a Ricky Rubio. Rubiales, en este caso, ha antepuesto su orgullo y el de la junta de la RFEF, al bien de la selección.
También siento que estos jugadores tienen mucho fútbol recorrido, incluso los más jóvenes. Campeones del Mundo y de Europa. Van a saber llevar esto de la mejor manera posible, y tanto ellos, como Fernando Hierro, deben de contar más que nunca con nuestro apoyo. Es un mundial.
Un país dividido en algo, que podíamos presumir que nos unía a todos. Pues ya no. Muchos protagonistas, mucha repercusión mediática, demasiados daños colaterales, pero con un solo ganador, el de casi siempre, Florentino Pérez. Y os lo resumo a continuación:
1/ El Real Madrid, club que preside, tiene ya a su entrenador. Bajo mi punto de vista, un gran entrenador, y una gran elección. Un estudioso del fútbol, conoce la liga española y al 50-60% de la plantilla, y es un gran gestor de grupo.
2/ A coste 0€, o con una mínima compensación. Hay que tener en cuenta que la RFEF ha destituido a Julen Lopetegui. Han roto su relación contractual.
3/ A partir de hoy, dedicación exclusiva de Julen para planificar la temporada 18/19. Lógicamente, no es lo mismo tomar las decisiones ‘face to face’ desde el césped de Valdebebas, que a 4200 km desde la Plaza Roja de Moscú.
4/ No sabemos el futuro que le hubiera deparado a la Selección Española en el Mundial con Julen. Pero imaginaros al presidente del Real Madrid, presentando a un entrenador que ha quedado apeado del mundial en la fase de grupos. Un riesgo o trámite, que se ahorra.
5/ La corriente antimadridista ha existido, existe, y existirá. Igual que la antibarcelonista. Con o sin tomar esta decisión impopular. En gran medida, el presidente sabe que no va afectar más allá de todas las campañas que ya existen contra el Real Madrid.
6/ Sus jugadores, encantados. Decisión muy bien acogida por la mayor parte del vestuario. De primeras, esencial a la hora de afrontar una nueva etapa después de la era Zinedine Zidane.

 

Estas son las consecuencias de una vorágine mediática sin apenas precedentes, y con un solo beneficiado; el Real Madrid y su máximo mandatario. Y ahora, lo más importante. VIVA ESPAÑA, Y A POR EL MUNDIAL.

Creado por Guillermo Pérez  (@GPerezAlbalad)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.