Por favor, ¡dejen de hacer el ridículo!

Luis Rubiales vuelve a abrir la polémica con su tweet acerca de los horarios utilizados para los partidos de fútbol en estas primeras jornadas. El calor, protagonista principal de los dos últimos fines de semana.

Un capítulo más (y ya hemos perdido la cuenta). En la carrera por quedar más en evidencia, Luis Rubiales y Javier Tebas están protagonizando una de las peleas más absurdas de los últimos tiempos. Para los amantes a las series españolas, estos dos personajes ejemplifican a otros dúos como el de Luisma y Barajas en “Aída”. A efectos prácticos, ambas parejas consiguen lo mismo.

En este último caso, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol ha publicado un tweet en el que alerta a La Liga de que realice un mayor control en los horarios de los partidos en época de altas temperaturas. Para ello, ilustra el mensaje con una foto de una de las decenas de aficionados que han tenido que recibir atención médica en las últimas semanas. El calor ha hecho acto de presencia sobre el terreno de juego y en las gradas, lo que ha dificultado la presencia de mayor público, por el peligro a un desvanecimiento y golpe de calor. Por desgracia, en más de un partido, los sanitarios han sido los verdaderos protagonistas del encuentro.

20171129-636475119659526619_20171129002924-kPqD-U433634414769ZgB-980x554@MundoDeportivo-Web.jpg

Autor: MundoDeportivo

Rubiales insta a que el organismo de Tebas actúe de inmediato, amenazando con recuperar las competencias durante la próxima temporada si no lo corrigen. Dice que hay que mirar por el aficionado. Y se queda tan tranquilo. El mismo hombre que aboga por preocuparse por el aficionado, se llevó la Supercopa de España por primera vez fuera de territorio nacional, para llevárselo calentito. Y nos dejó en evidencia como país a dos días del comienzo del Mundial, siendo el auténtico hazmerreir en todo el mundo. Bueno, no… que Obama le dio la razón. Podrá dormir tranquilo entonces.

El máximo dirigente de todo lo que ocurre en el fútbol español, en menos de un año en el cargo, se ha contradicho en decenas de ocasiones. Aboga por el aficionado y anteponer lo deportivo a lo económico. Pero se lleva la Supercopa a Tánger por dinero y la solución es indemnizar al aficionado con una miseria. Apuesta por dar buena imagen y la ética en el fútbol, cesando a nuestro seleccionador a dos días de empezar el Mundial. Pero pelearse en público con un presidente de uno de los clubes más importantes del país, no es falta de ética y ni mucho menos da mala imagen de cara al exterior. Y, encima, con falacias y amenazando con sacar conversaciones privadas. ¡Viva la ética!

Pero esto no ha acabado… En la última semana, monta un circo en torno al Girona-Barça en Miami, mandando una carta a la LFP denegando el permiso a jugar dicho partido allí y solicitando mayor información. En vez de zanjar el asunto de una vez y decir la verdad: no se puede jugar allí, no se puede adulterar la competición, y no se puede permitir la propaganda independentista en el exterior. Pero claro, si tú te llevaste la Supercopa a Marruecos… ¿Con qué cara le dices no al Girona-Barça en Miami? Alega que tienen que estar los clubes de acuerdo, pero él se llevó a Tánger una competición nacional sin el beneplácito del Sevilla FC.

Volvamos al tema de las altas temperaturas en los encuentros de fútbol. Rubiales se pone la mano en la cabeza por los horarios de Tebas y el control que realizan. Vaya, la carencia de control, mejor dicho. Pero, un 22 de septiembre a 38 grados en Andalucía, hemos podido ver partidos de juveniles, cadetes, alevines, benjamines… Sí, niños de 8,9 y 10 años jugando cercano a los 40 grados. Y algunos sin hacer pausa en mitad de cada parte. Pero en un partido a las 22 horas en el Sánchez Pizjuán sí se realiza la pausa… Señores, vamos a preocuparnos de la base. Si no damos ejemplo a los más pequeños, ¿cómo queremos que sean responsables de mayor? ¿O acaso queremos que salgan como Rubiales y Tebas?

las-elecciones-que-gano-luis-rubiales-pero-perdio-mas-javier-tebas-que-larrea.jpg

Autor: El Confidencial

En definitiva, populismo puro y duro el que ha vuelto a enseñar el presidente de la RFEF, para ganarse a la gente. Pero que a nadie se le olvide, que él se lo sigue llevando calentito en su despacho con aire acondicionado, mientras niños de 9 años juegan a cuarenta grados. Sí, el máximo responsable de todo lo relacionado con el fútbol español. Y sí, esto ocurre en nuestro país.

Luego, venderemos que tenemos la mejor liga del Mundo. Que somos un ejemplo para el resto y que miles de millones de personas de todos los países, ven nuestro fútbol. Pero, mientras los “Luisma y Barajas” del fútbol español siguen intentado darnos lecciones de ética y dignidad, el aficionado sigue sufriendo las atrocidades de nuestros dirigentes. Así que, por favor, dejen su teatrillo particular y dedíquense a trabajar y buscar nuestro bien, que es para lo que se les paga. No intenten quedar por encima del otro ni dejar en evidencia el fútbol español. Pero, sobre todo… Por favor, ¡dejen de hacer el ridículo!

 

Creado por Sergio Varo (@srgvaro)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.