Obligados a ganar en Zagreb

La Selección Española fue derrotada en el Benito Villamarín tras una estrepitosa primera mitad en la que Inglaterra se fue con un 0 – 3 en el marcador. Ahora, el pase a la Final Four dependerá del resultado del encuentro ante Croacia en Zagreb, el próximo 15 de noviembre.

Luis Enrique optó por una alineación con De Gea, Jonny, Ramos, Nacho, Alonso, Thiago, Busquets, Saúl, Iago Aspas, Rodrigo, y Asensio.

Los errores en la primera mitad condenaron a la Selección, que encaró los primeros diez minutos con una notable presión sobre Inglaterra y tuvo ocasiones para adelantarse en el mercador. Sin embargo, en el minuto 15, el esférico llegó a los pies de Harry Kane tras un despeje de Pickford provocado por esa misma presión. Con la defensa desajustada, el delantero del Tottenham vio el desmarque de Rashford, y este, a su vez, el de Sterling, que aprovechó la ocasión para adelantar a Inglaterra. Apenas un despeje y dos pases fueron suficientes.

El segundo gol inglés fue similar. Balón en largo de Pickford para que Kane se hiciera con él y lo filtrase para Rashford, que estaba absolutamente solo tras su desmarque para poner el segundo en el marcador. La afición española reaccionó animando al equipo en ambos tantos, pero fue silenciada desde el tercero tras un error en el pase de Busquets, hasta el comienzo de la segunda mitad.

rfef_esping3151018.jpg

Autor: RFEF

España dominó la posesión y los ingleses se dedicaron a hacer lo que les llevó a las semifinales del Mundial de Rusia. Esperar replegados, aprovechar cualquier tipo de error del rival, filtrar balones a la espalda de los defensas, y ejercer la superioridad en las  jugadas a balón parado.

La Selección no encontraba la manera de anotar. Demasiados centros que se estrellaban en las torres de Inglaterra, aunque ambos goles llegaron así. Luis Enrique reaccionó dando entrada a  Alcácer y Ceballos, que cambiaron el ritmo del encuentro. El primero despertó a los aficionados tras su gol y el segundo mejoraba cada jugada cuando el esférico pasaba por sus botas, siendo uno de los más destacados en la segunda mitad.

No podía faltar la polémica en este partido. En primer lugar, los silbidos al himno de Inglaterra por parte de algunos aficionados estropearon la imagen del ambientazo que hubo en el estadio pese al temporal. Posteriormente, las constantes pérdidas de tiempo, simulaciones, y decisiones arbitrales provocaron el enfado de la grada. Una de estas decisiones habría podido cambiar el curso del partido cuando Rodrigo robó el balón a Pickford y no pudo aprovechar la ocasión manifiesta de gol por los agarrones del guardameta. El árbitro del encuentro miró hacia otro lado y no concretó penalti.

4792805.jpeg

Autor: RTVE

Posteriormente, Inglaterra supo frenar el mejor momento de la Selección Española con numerosas pérdidas de tiempo para relentizar el ritmo del encuentro y acabar con cualquier posibilidad de remontar, coincidiendo el gol de Sergio Ramos con el pitido final tras siete minutos de añadido.

En conclusión, Inglaterra nos bajó de la nube en la que nos encontrábamos tras la exhibición frente a Croacia. Hay jugadores que no están en su mejor versión, como Ramos, Nacho, Busquets, y otros que no tuvieron su día, como Saúl, Jonny, y Marcos Alonso. Ambos laterales incapaces de desbordar como lo hicieran Jordi Alba y Carvajal.  Lo positivo, la reacción de los jugadores, del entrenador, y depender de nosotros mismos para lograr el pase.

Creado por Miguel Guerra (@MiiguelGuerra98)

Deja un comentario