Ni la Champions lo arregla

El conjunto no vive una situación tranquila tras haber encadenado cinco partidos sin ganar, habiendo caído derrotado en cuatro de ellos. Además, los rumores que sitúan a Julen Lopetegui fuera del banquillo blanco acrecientan el mal momento madridista.

20181020-636756563433007015_20181020182213347-kzp-U452475566727HYF-980x554@MundoDeportivo-Web

foto: mundodeportivo.com

El Real Madrid, ayer tenía un partido de Champions en el que no solo se jugaba tres puntos en busca de la clasificación para dieciseisavos de final, sino que también se jugaba el honor de su entrenador y de los propios jugadores. Tras haber encadenado cinco partidos sin ganar, cosechar ya tres derrotas en liga y ofrecer unas sensaciones pésimas durante la gran parte de tiempo de sus partidos, el Madrid ha entrado en un momento de crisis total.

La victoria de anoche ante el Viktoria Plzen no sirvió para relajar los ánimos de la parroquia blanca, y es que, tras adelantarse en el marcador, el conjunto visitante tuvo la ocasión de irse con empate al descanso. Además, ya en la segunda parte, tras el 2-0, los checos recortarían distancia, un gol que provocaría los pitos de gran parte de la afición que ayer se dio cita en el Santiago Bernabéu.

Tras haber encadenado tantos partidos pinchando, la zona noble ya se habría planteado la destitución del entrenador guipuzcoano, pero, ¿es solo culpa de Julen la situación que vive el Real Madrid? La realidad es que nadie está dando la talla dentro del conjunto blanco en el inicio de esta temporada.

Por parte de Julen, se le pueden reprochar ciertos cambios, o incluso el momento de hacerlos. El entrenador no confía en algunos de sus jugadores. Odriozola, jugador en el que el club hizo una gran inversión este verano, está siendo sustituido por Lucas Vázquez, que hace de lateral aún no siendo su posición ideal. Otra de las supuestas joyas, Vinicius, ha sido relegado por Julen al filial y solo ha disputado dos partidos en liga con el primer equipo y ninguno de titular a pesar de hacer falta jugadores de su perfil en el primer equipo.

Los jugadores también tienen la culpa. Ninguno de la actual plantilla está dando su mejor nivel. En defensa es donde más está sufriendo el conjunto blanco ya que tanto Varane como Marcelo han tenido un arranque de temporada horrible. Además, Modric, que hizo un mundial fantástico, está agotado físicamente y no tiene ese punto diferenciador que lleva teniendo desde que llegó a Chamartín. Arriba, Benzema y Bale aún no han dado ese paso adelante que se les pidió cuando salió Cristiano Ronaldo.

Aunque ni entrenador ni jugadores están dando su mejor versión, la confección de la plantilla dejó mucho que desear este verano. Tras dejar salir a Cristiano, cinco veces ganador del balón de oro y que aseguraba más de cuarenta goles por temporada, el conjunto blanco solo ha fichado a Mariano y ha mantenido a Benzema y Bale, jugadores que últimamente explotan poco su faceta goleadora. En el Santiago Bernabéu se echa de menos a un jugador estrella que se eche el equipo a la espalda. Además, no hay un lateral izquierdo que pueda competir con un Marcelo superado en defensa y Florentino no ha traído un sustituto de Kovacic, un jugador muy aprovechable.

Da la sensación de que esta crisis va a acabar con Julen, ya que es más fácil echar a un entrenador que a veinte jugadores. Aún así, el ex-seleccionador español tendrá una última oportunidad de darle la vuelta a la situación en el Camp Nou, ante el Fútbol Club Barcelona, que llegará con un día menos de descanso y sin su estrella, Lionel Messi.

Creado por Fran Díaz (@frandiaz4)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.