Habitualmente, la NBA solía ser alabada por la equidad de su sistema competitivo. Un mismo tope salarial para todos los equipos que garantiza que cualquier franquicia pueda contratar a los mejores jugadores del campeonato.

Además, para favorecer la igualdad, se creó un draft donde los equipos peor clasificados tienen un porcentaje mayor que el resto de hacerse con las primeras elecciones del sorteo, asegurando así que los equipos más débiles puedan firmar a las estrellas del futuro para reconducir su situación.

No cabe duda de que el sistema es encomiable, y que en efecto, permite que todos los equipos compitan en igualdad de condiciones. Pero con el paso de los años ha surgido la picaresca con una acción por desgracia, muy habitual; «el tanking», que no es otra cosa que acumular derrotas para conseguir una mala clasificación y por ello, más opciones para elegir en primer posición en el draft.

Esta fórmula legal, aunque poco licita, afecta a la calidad del campeonato y que a partir de Febrero, cuando muchos equipos pierden sus opciones de playoffs, comience un baile de traspasos y movimientos con un claro objetivo, hacer hueco salarial para un agente libre en verano y garantizarse un top5 en el draft. Así que a partir de Febrero todos los años, comienzan rachas catástroficas y vemos como muchas franquicias acumulen derrotas sin que a nadie parezca afectarle. Tal vez porque en ese caso ganar sea perder y muchos miran para otro lado.

Autor: ESPN

Como aficionado, creo que la NBA debería poner coto al Tanking porque realmente el sistema no favorece a los más débiles, sino a los que más especulan. Y a la postre, lejos de garantizar el espíritu competitivo de la liga, termina perjudicando a la propia NBA y al hecho que de muchas franquicias que luchan por el playoff y se quedan a las puertas de entrar en él, pierdan la oportunidad de reforzarse al quedar muy lejos de una buena posición en el draft.

Este hecho origina, que franquicias mal dirigidas y que van dando tumbos de un año tras otro, elijan a los mejores jóvenes evitando que franquicias competitivas puedan aumentar su nivel y plantar cara a los favoritos.

En mi opinión, la NBA debería cambiar la lotería del draft y otorgar más posibilidades a aquellos equipos que quedan cerca del playoff y son eliminados en cuartos de final, y equipararlos al de los últimos clasificados, de modo que franquicias con un proyecto sólido puedan luchar por el anillo y que la liga tenga más variedad y calidad.

Creado por Rafael Roldán