El Adesal da un paso en firme hacia la salvación tras imponerse al Zuazo en Lasesarre

No suele ser frecuente, pero hay momentos en que algo que se denomina “serio” puede provocar sonrisas. Tal vez, ésa sea la mejor forma de definir el trabajo realizado por el Adesal en el partido que abría la fase por la permanencia en la Liga Guerreras Iberdrola ante el Zuazo. El equipo de La Fuensanta sumó dos puntos gracias a un ejercicio sobrio y optimizando recursos, circunstancia que le acerca a su objetivo a seguir entre los mejores. Aun así, queda mucho camino por recorrer, si bien a las jugadoras de Rafael Moreno se les puede dar la licencia para un pequeño instante de felicidad.

Y pese a que la historia tuvo ese final feliz, lo cierto es que el arranque del partido se podría entender como dubitativo. Ni el Adesal ni el Zuazo comenzaron bien. Durante los primeros cinco minutos coleccionaron infortunios y desajustes que llevaron a un raquítico 1-1 de parcial.

Lo curioso es que en el siguiente ambos cambiaron. El juego pasó de espeso a fluido e intercambiaron goles en el marcador, si bien esa dinámica cambió de nuevo a la inicial al paso por el minuto 15. Con todo, esos momentos sirvieron para que se elevara la gran figura de la contienda en clave fuensantina: Amanda Valero. La portera nazarí firmó una actuación sobresaliente, ayudada en buena parte por una defensa que sabía limitar las acciones ofensivas del Zuazo.

Así, el Adesal consiguió dispararse en el marcador por primera vez disfrutando de una renta de tres goles. Visto el desarrollo de la contienda, todo un potosí. Pero, como acostumbraba el Adesal en la primera fase, los últimos minutos de la primera parte estuvieron mal gestionados y el Zuazo apretó hasta ponerse a un gol. Presentando la condición de líder del grupo, había mucho que decir en la segunda parte.

Y el que más habló en esa parte del choque fue el Adesal. Encontró de nuevo a Bonazzola en plenitud, Chelaru se mostró más integrada y Gleinys Reyes resultó letal en los siete metros que fabricaba Andrea Roda. En definitiva, el Adesal hacía mejor el trabajo de Amanda Valero en la portería. Y eso que se encontró con Alba Sánchez (ya se sabe lo de la peor cuña de la misma madera) en la mayor oposición por parte de la escuadra del Zuazo.

Pero la distancia de las fuensantinas fue creciendo en el marcador. Y, como ocurrió el día del Salud, a falta de diez minutos disfrutaba de cinco goles de ventaja. La diferencia es que esta vez no hubo vértigos. Se vio aplomo y temple suficiente para sumar dos puntos vitales en la lucha por la permanencia. Un trabajo serio que acabó en sonrisas. El mejor momento para decir que quiere ser equipo de la Liga Guerreras Iberdrola una temporada más.

Ficha técnica:

Zuazo, 22: Ariadna, Isi (1), Encina, Bengoetxea (1), Mada (4), Puigbó (2) y Barros (2) – siete inicial -, Velasco (1), Hernández (1), Alba Sánchez (7), Aalla, Arozamena, Loidi (1), Encina, Erauskin (2), Blázquez y Romero

Adesal, 28: Valero, Bonazzola (5), Roda (3), Reyes (6), Chelaru (2), Guerisoli (4) y López (3) -siete inicial-, Isic (2), Monros, Álvarez, González, Vacas (3), Ruiz, Guarc, Montoro y García.

Árbitros: Crespo y Eiras. Excluyeron a Erauskin (2), por las locales; y a Bonazzola, Reyes, López y Chelaru, por las visitantes.

Parciales: 1-1, 5-5, 6-6, 6-7, 8-10, 11-12 (descanso), 13-15, 14-17, 16-19, 17-21 19-24 y 22-28.