La fuensantina reitera que hay que “luchar cada balón como si fuera el último”

El Adesal realizará hoy su última sesión de entrenamiento antes de embarcarse en el vuelo que le trasladará hasta Lanzarote. En Arrecife le espera el partido de la temporada ante el San José Obrero y las jugadoras toman conciencia de la trascendencia de un partido que vale por una plaza en la Liga Guerreras Iberdrola la próxima temporada.

Lucía Vacas, pese a su juventud, sabe lo que hay en juego y destaca en cuanto al clima que se respira en el vestuario que “estamos todas muy motivadas, porque el partido que se nos viene es una final a vida o muerte”.

Y es que tanto el Adesal como el San José Obrero dependen de sí mismos para salvarse. Al respecto, la primera línea destaca que “nos jugamos mantenernos en la máxima categoría y nuestros ánimos están por los cielos para ganar”.

En la memoria de la plantilla fuensantina sigue estando presente el partido de la primera vuelta. Entonces, Lucía Vacas hizo una frase en la previa que ahora reitera: “Puedo ser muy repetitiva, pero lo importante es luchar a muerte y defender cada balón como si fuese el último”.

El sábado terminará una temporada en la que Lucía Vacas estuvo a un nivel altísimo pese a ser la de su debut. Un brillante colofón sería anotar el gol de la permanencia. Sin embargo, advierte de que “me da igual quién lo meta, pero que alguien lo meta y que podamos salvarnos”.