La central cuenta con experiencia en la competición española, pero una serie de condicionantes determinarán su fichaje

La jugadora rumana Anda Chelaru pasará una prueba bajo la supervisión de Rafael Moreno con vistas a incorporarse a la primera plantilla del Adesal de cara a la segunda fase de la competición en la Liga Guerreras Iberdrola.

Chelaru, de nacionalidad rumana, nació el 30 de noviembre de 1991 y cuenta con experiencia en la competición española tras su paso por el Salud de Tenerife, donde fue un activo importante a la hora de conseguir el ascenso a la máxima categoría. Sin embargo, después decidió abandonar la práctica del balonmano, por lo que su carrera deportiva ha sufrido un paréntesis de dos temporadas. Y eso hace que ahora sea evaluada por Rafael Moreno antes de tomar una determinación en su fichaje.

La trayectoria de Chelaru comenzó en su país en el equipo formativo de su instituto para posteriormente fichar en 2010 por el Stiinta Bacau, equipo con el que consiguió un ascenso a la Primera División de Rumanía. En 2015 se comprometió con el Magura Cisnadie, con el que estuvo dos temporadas antes de fichar por el Salud de Tenerife, equipo en el que coincidió con Andrea Roda o Arabia Peña. Su periplo en Canarias finalizó en el plano deportivo en marzo de 2020 cuando se dio por terminada la competición en España a causa de la pandemia. Hasta la fecha, Chelaru estaba entrenando por su cuenta.

Por otro lado, el club también espera contar en los próximos días con el soporte financiero suficiente como para acometer la contratación de la jugadora si es que convence al técnico. Y es que la directiva tiene claro que ha de hacer una serie de esfuerzos para potenciar la plantilla de cara al tramo definitivo de la temporada y conseguir que el Adesal pueda defender la plaza que tiene Córdoba en la máxima categoría del balonmano femenino nacional.