El Real Zaragoza afronta una dura temporada más en la Liga 123. Tras la ilusión generada la temporada pasada, llegando a jugar el play off de ascenso, el equipo maño está ante la peor temporada de su historia hasta el momento.

Después de la decepción que supuso perder el play off de ascenso la pasada temporada frente al Numancia, el Real Zaragoza afrontaba su sexta temporada en la Liga 123 con la ilusión, y también la obligación, de luchar por los primeros puestos de la clasificación. Aunque dos de los principales artífices de la gran temporada ya no seguían, el entrenador Natxo González y el delantero Borja Iglesias, el equipo maño mantenía al bloque que devolvió la ilusión a la afición zaragocista. Se apostó por un entrenador sin experiencia, Imanol Idiakez, pero del mismo perfil que el anterior. El sistema de juego seguía siendo el mismo y los fichajes y partidos de pretemporada ilusionaban a una afición que se volcaba con su equipo, superando la cifra de los 27.000 abonados.

Empezaron la temporada jugando bien, ganando y consiguiendo importantes puntos antes rivales directos. Pero desde el encuentro frente al Almería el equipo entró en una pesadilla de la que parece todavía no poder despertar. Se perdían partidos, el equipo no jugaba a nada, lesiones de jugadores importantes… De la noche a la mañana nadie reconocía al equipo. Después de encadenar varios resultados negativos, el club decidió destituir a Imanol Idiakez, poniendo a Lucas Alcaraz, un entrenador con experiencia. Pero nada cambió, o sí, pero a peor. En dos meses el técnico andaluz consiguió sólo 5 puntos de 24 posibles, con 5 derrotas, 2 empates y sólo una victoria. Con estos números y la imagen dada por el equipo era imposible seguir manteniéndolo al frente del equipo.

Y llegó Víctor Fernández, quizá el entrenador más importante de la historia del club maño. Se recuperó la ilusión entre la afición y en su primer partido al frente, el equipo parecía otro. Se estrenó con dos importantes victorias, ante Extremadura y Sporting, pero sufrió una dura derrota ante el Málaga en La Romareda y rescató un punto ante el Rayo Majadahonda, en ambos encuentros el equipo mereció más, pero la realidad es que no consigue salir de la zona baja de la clasificación. El equipo es 17º con 23 puntos.

Acaba de empezar la segunda vuelta, pero el Real Zaragoza lleva demasiadas jornadas jugando con fuego y si quiere salir de esos puesto de abajo tiene que empezar a enlazar victorias o al final se acabará quemando.