El pasado martes 23 dio comienzo los playoffs, con numerosos cambios en cuanto al formato de la competición, pero manteniendo toda la magia del fútbol sala.

La real federación española de fútbol decidió tomar ciertas medidas para poder concluir la temporada tras el parón causado por el Covid-19, como resultado la temporada regular ha llegado a su fin manteniendo la clasificación existente antes del parón y se celebrará un playoff, entre los 8 mejores clasificados, de donde saldrá el campeón.

Dicho playoff, como no puede ser de otra forma, también ha sufrido modificaciones relevantes. Las eliminatorias se jugarán en un torneo con una semana de duración y en una única sede, en este caso se disputará en el pabellón Martín Carpena de Málaga. Estas eliminatorias serán a partido único y en caso de empate pasará el equipo que mejor clasificado esté en temporada regular, sin tiempos extras ni lanzamiento de penaltis.

El pasado martes por fin empezó a rodar el balón en un Martín Carpena sin público, pero lleno de ganas y ambición por parte de los equipos. El partido que abrió estos playoffs enfrentó al Inter Movistar contra el Jaén paraíso interior, el primero y el octavo clasificado respectivamente, y contaba con el aliciente de ser los últimos playoffs de Ricardinho, ya que el crack portugués pondrá rumbo a Francia una vez concluya la temporada.

 El partido empezó con muchas imprecisiones y pocas ocasiones, aunque con el Jaén llevando la voz cantante, situación que el Inter Movistar consiguió igualar en la segunda mitad de la primera parte, yéndose el partido con un marcador de 0-0 al descanso.  Fue en la segunda parte cuando llegaron los goles, y no fue hasta el final. El Jaén se adelantaba a falta de 8 minutos para el final con gol de su máximo goleador, Carlitos, que le daba el pase momentáneo a semifinales. La reacción por parte del Inter no se hizo esperar y empataba el partido, por medio de Elisandro, un minuto después. El Segundo lo pondría Raya a falta de 5 minutos para el final, y cerraría el marcador Jesús Herrero, para colocar el 3-1 y meter al Inter Movistar en la siguiente ronda. Como dato curioso Ricardinho no jugó ni un segundo y parece que no lo hará en todo el torneo, salvo sorpresa.

El Segundo partido que se jugó ayer se disputó entre el FC. Barcelona y el U.D.Levante, llegando como segundo y séptimo clasificados. El Barcelona, que defendía título, empezó siendo dominador y contando con buenas ocasiones, fruto de esto Lozano abría el marcador colocando el 1-0, con un buen zurdazo que entraba por la escuadra. El resultado no se volvería a mover hasta la segunda mitad, cuando Daniel ponía el 2-0 y ampliaba así la ventaja azulgrana. El levante faltando casi 9 minutos para el final decidió arriesgar y empezar a jugar con portero-jugador, la insistencia tuvo premio, y a falta de 8 minutos para el final, Toro recortaba distancia desde el punto de penalti. Con 2-1 en el marcador el equipo valenciano siguió aparentando en busca de la remontada, pero lo mejor lo tenía reservado para el final. Cuando quedaban 2 minutos, Cuzzolino, ponía tablas en el marcador y dejaba al Barça contra las cuerdas. Aún necesitaba un gol más, ya que en caso de empate sería el Barcelona, gracias a su condición de mejor clasificado, el que pasaría a semifinales. Ese tanto terminaría a por llegar a solo tres segundos del final del partido, gol obra de Cecilio, que desató la locura granota y metió históricamente al Levante entre los cuatro mejores del playoff.

Tendremos que esperar hasta el día 30 para conocer al campeón, de unos playoffs que no han perdido su atractivo a pesar de sus modificaciones y de la ausencia de público en las gradas.