Rodeados por unas emblemáticas murallas almohades con más de nueve siglos de historia, más de un centenar de deportistas han mostrado sus habilidades adquiridas con respeto y armonía. Una vigésima edición del Trofeo marcada excepcionalmente por medidas de  seguridad establecidas para eventos deportivos.

En estos momentos es importante que resurja la esperanza de que todo va a volver a la normalidad, podemos seguir disfrutando con seguridad y reforzando nuestra vida. Una muestra de valentía, tanto deportistas como de familiares que hoy han apostado por la vuelta a la calma a pesar de las circunstancias y afrontar de cara los miedos, luchar por seguir disfrutando de una pasión, el deporte en general y el karate en particular.

Este arte marcial aporta valores que prevalecen desde los orígenes y nos enseña que la defensa personal responde a una necesidad de supervivencia al igual que estas murallas se destinaron en su día a la protección de esta extraordinaria ciudad. 

La Delegación Cordobesa de karate, organizadora del evento ha tomado todas las medidas de seguridad necesarias, entre ellas la ausencia de público para aportar confianza a todas las familias y así, animar a que sigamos adelante.

El campeonato ha contado con más de un centenar de karatekas estando presente una representacion de Para-karate. El evento ha sido clausurado por el Concejal de Deportes de Palma Del Río, José María Parra, acompañado del Delegado Provincial de la Federación Andaluza de karate, Cèsar Martínez. 
La Delegación Cordobesa aprovechó el evento para agradecer el apoyo incondicional de Diputación de Córdoba y el Ayuntamiento de Palma Del Río.