La base fue la más afectada por el brote que sufrió el equipo en noviembre.

El Dobuss Córdoba Basket ha perdido definitivamente a la base Carmen Casas hasta el final de la temporada. La rambleña fue la más afectada por el brote de covid-19 que padeció el equipo en noviembre y desde entonces no ha podido volver a entrenar. De hecho tuvo que estar doce días ingresada en el hospital de Montilla, cinco de ellos en la UCI, tal y como ha reconocido la propia jugadora.

Casas solo llegó a jugar los dos primeros partidos de liga ante el CB Jaén y el Linares. La jugadora asegura que “no estaré físicamente preparada para competir hasta finales de marzo o abril y por un mes de competición no me voy a arriesgar,
además de no verme psicológicamente lista para jugar”.

Pese a dejar la plantilla, la rambleña seguirá vinculada al equipo a su manera, pues va a continuar formando parte de su grupo de Washapp, además de seguir los encuentros del equipo desde su casa, como ya hizo el pasado domingo con el partido que ganó el Dobuss al Alhaurín de la Torre. Al equipo lo ve ahora “pues mucho equipo, ya que tiene un alto nivel defensivo y de unión que son las dos claves que debe tener”.

El club quiere agradecerle a Carmen Casas el grado de compromiso que ha tenido desde el primer día de la pretemporada y le desea que se recupere totalmente del covid-19 lo antes posible. Además siempre tendrá las puertas abiertas para regresar cuando se vea preparada para disfrutar de nuevo del baloncesto, el deporte que le ha ayudado a derrotar al virus al enfrentarse a él con la salud de una deportista.