Análisis: Juventus – Real Madrid


Duelo de titanes entre la Juventus y el Real Madrid, finalistas en la pasada edición de la Champions League. Zinedine Zidane repitió el once que usó en aquel encuentro. Optó por Isco, lo que se podía intuir tras su ausencia en la convocatoria frente a la Unión Deportiva Las Palmas.
Imagen vía: Resultados Fútbol APP

Por su parte, Massimiliano Allegri sorprendió con la dupla en banda izquierda formada por Asamoah y Alex Sandro. El objetivo estaba claro, generar superioridad numérica en el costado y en el centro del campo con movimientos en diagonal de Douglas Costa y Dybala entre líneas.

Imagen vía: Resultados Fútbol APP
El gol de Cristiano Ronaldo en el minuto 3 a pase de Isco modificó el planteamiento inicial del conjunto italiano. A raíz del tanto, con el que el portugués se convierte en el único jugador de la historia de la competición en anotar en diez encuentros consecutivos, la Juventus se vio en la obligación de adelantar las líneas de presión.

Keylor salvó el empate con una gran intervención ante un remate de Higuaín. El conjunto blanco cerró filas, buscó espacios, mantener el control con posesiones, y avisó con un disparo al larguero desde el borde del área por parte de Toni Kroos.

Arrancó la segunda mitad y es el equipo italiano el que se hace con el dominio, el Real Madrid tenía dificultades para salir de la presión y enlazar combinaciones. Consciente de ello, Zidane dio entrada a Lucas Vázquez por Benzema en el 59 buscando contrarrestar la superioridad numérica antes mencionada y aprovechar, a su vez, los espacios.

Apareció el de siempre. Cristiano remató de chilena un centro de Carvajal para poner el 0 – 2 en el minuto 64, logrando los aplausos de la hinchada rival y asestando un golpe moral que sería totalmente definitivo dos minutos después tras la expulsión de Dybala por doble amarilla, lo que hacía prever que la diferencia se haría más abultada.
Chilena de Cristiano para anotar el 0 – 2. Imagen vía: Marca
Ocho minutos después, Marcelo haría el tercer gol para dejar la eliminatoria prácticamente sentenciada tras dejar sentado a Buffon. Cristiano tuvo en sus botas el 0 – 4 en dos ocasiones, ambas erradas, e Higuaín amenazó con un disparo desviado de nuevo por Keylor Navas.
Pese a un resultado tan adverso, fue orgullo con lo que una abatida Juventus intentó anotar hasta el final, y que a punto estuvo de conseguirlo. Por su parte, el Real Madrid pone pie y medio en semifinales, aunque en el fútbol es sabido que no hay imposibles. Tocará hacer los deberes en el Santiago Bernabéu la próxima semana, tras enfrentarse al Atlético de Madrid.
Miguel Salguero Guerra

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.