Con una plantilla joven y sin apenas repercusión mediática, Denver Nuggets lidera contra pronóstico la siempre exigente Conferencia Oeste. Y una de las claves del excelente inicio de temporada firmado por Denver es Nikola Jokic, que se ha consolidado como uno de los mejores interiores de la NBA.

En Junio de 2014, Nikola Jokic, un pívot serbio de 19 años y 2,13 de estatura, era elegido por Denver Nuggets en la posición 41 de la segunda ronda del draft. Una baja elección que quedaba justificada por un hecho muy concreto; en una época donde la NBA suele sentir predilección por los jugadores altos muy atléticos y con capacidad para anotar tiros de larga distancia, Jokic representaba todo lo contrario, un pívot de perfil clásico con buenos fundamentos, pero que no destacaba precisamente por su movilidad.

 Un año más tarde, Jokic debutaba en la NBA con tan sólo 20 años. Aunque no tardaría en dar la razón a sus valedores. Pese a no destacar por su físico, fue haciéndose un sitio en la rotación de los Nuggets gracias a su eficacia en el poste, la fiabilidad de su tiro, con un acierto desde la línea de personal del 81% y su capacidad para asociarse con sus compañeros. Así fue ganando protagonismo hasta finalizar su temporada como rookie con unos promedios de 10 puntos, 7 rebotes y 2,4 asistencias en apenas 21 minutos de juego.

En la temporada 2016-2017, Jokic se asentó como titular y su rendimiento fue incrementado con el paso de las jornadas. Con tan sólo 21 años, demostró a sus rivales como los clásicos movimientos de un pívot de la vieja escuela podían ser muy útiles en el baloncesto actual, recibiendo elogios por su gran inteligencia a la hora de organizar el juego ofensivo de su equipo desde la bombilla. Finalizada la temporada, Jokic registró unos brillantes promedios de 16,7 puntos, 9.8 rebotes y 4,9 asistencias por partidos, unos registros que mejoró sustancialmente al año siguiente, con 18,5 puntos, 10,7 rebotes y 6,1 asistencias.

Autor: wikipedia

Esta temporada, a punto de cumplir 24 años, Jokic se está consagrando como uno de los jugadores más efectivos del campeonato. Prueba de ello fue su exhibición ante los ante los Knicks el pasado día 2 de Enero, en un partido donde consiguió un triple doble de 19 puntos, 14 rebotes y 15 asistencias, unos números increíbles para un pívot pero que Jokic está convirtiendo en algo habitual, dado que es su tercer triple doble en la presente temporada y el decimonoveno de su carrera, una cifra que lo sitúa como el segundo pívot de la historia de la NBA con más triples conseguidos.

No cabe duda de que en la Conferencia Oeste, los playoffs van a estar más reñidos que nunca, y más tras la llegada de Lebron James a Los Ángeles Lakers. Sin embargo, es inevitable pensar que Denver puede romper al fin su mala racha y clasificarse para los playoffs tras dos años quedándose a las puertas. No lo tendrán fácil, pero bajo el liderazgo del asombroso Jokic, los Nuggets no dejan de ofrecer buenas sensaciones con algunos datos realmente positivos, como el hecho de contar con siete jugadores que promedian al menos 10 puntos por partido o el de ser el tercer equipo que menos puntos recibe en el campeonato. Sólo el tiempo nos dará la respuesta, pero quizás estén en disposición de ser una de las revelaciones del año.

Creado por Rafael Roldán