Nadie podía imaginar estar 7 meses sin que se dispute un partido en el Arcángel.

La verdad que todo nos pilló de sorpresa, el coronavirus hizo que todo se parara de repente, la más importante la salud, eso está claro. Para el cordobesismo estar siete meses sin ver un partido del Córdoba es un caso inusual y a la vez en muchos casos insufrible.

Pero no solo eso, también cabe la posibilidad de que le sea más tiempo para poder ir al Arcángel, en función de cuándo podrá entrar público a los estadios.

Si todo va bien, para octubre fecha prevista de comienzo de liga, podría entrar un 30% de aforo, en este caso unos 6000 espectadores aproximadamente.

En el mejor de los casos que se pueda asistir en octubre al Arcángel, serían 7 meses sin ver si asistir al templo del cordobesismo.

Todo llegará, seguro que olvidaremos esta temporada tanto a nivel deportivo como extra deportivo y podremos de nuevo disfrutar de nuestro Córdoba en el reino.