El Córdoba CF comienza a organizar su plantilla para la temporada poniendo el foco en el capítulo de bajas antes de anunciar caras nuevas.

Para entrar, dejen salir. Ese parece haber sido la filosofía de trabajo escogida por el Córdoba CF en los primeros compases de la planificación de la temporada 2020-2021.

En los despachos de El Arcángel han comenzado por seleccionar aquellos componentes de la plantilla que no cuentan de cara a la próxima temporada. A día de hoy, se pueden aventurar varias salidas entre retiradas, finalizaciones de contratos y jugadores cuyo rendimiento en relación a su salario ha sido bajo o muy bajo.

En el apartado de retiradas destaca la de Raúl Cámara. El veterano lateral madrileño anunció en junio que dejaba los terrenos de juego. Sin embargo, Javier González Calvo avanzó la intención del club de que Cámara siguiese ligado a la entidad desde los despachos y presumiblemente, en un cargo de nueva creación.

Por su parte, entre los jugadores que acaban contratos y a los que parece, no se va a renovar, está Chus Herrero. El defensa es uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla y no continuará el año siguiente, al igual que sus compañeros Imanol y los cedidos Fidel Escobar y José Antonio González. De esta forma, el Córdoba CF ha iniciado una operación salida que podría implicar hasta a una decena jugadores de la actual plantilla.

Con quien más problemas parece que puede tener el club es con el hondureño Luis Garrido. El internacional venía como un elemento que podría marcar diferencias en la categoría, pero solo ha disputado 45 minutos y ya se le ha comunicado que no entra en los planes futuros. La situación se complica puesto que tiene contrato en vigor. Víctor Ruiz se encuentra en una situación parecida: el zaguero no cuenta, pero al tener contrato en vigor, será necesario un acuerdo para la rescisión del mismo. En duda está Sebas. La continuidad del canterano depende de la opción de compra que tiene el Lugo.

De momento, en el club no parece haber demasiada prisa puesto que el tiempo de preparación de la próxima temporada será mayor del habitual. El objetivo es conformar un bloque fuerte que lleve al Córdoba CF de vuelta a Segunda División.