La derrota del Real Betis, el pasado sábado, frente al Athletic Club de Bilbao supuso la gota que colmó el vaso para los dirigentes verde y blancos y acabó con la destitución de Joan Francesc “Rubi”.

El Real Betis está siendo unas de las decepciones de la liga Santander. El equipo sevillano está confeccionado para jugar competición europea o e incluso para luchar por la Champions, sin embargo, tras haber disputado 30 jornadas se encuentra en la decimocuarta posición, a 14 puntos de plazas de Europa League y a 12 puntos del descenso.

Todas las miradas llevaban puestas en su entrenado desde la derrota en el “gran derbi” frente al Sevilla por 0-2, sin contar las ocasiones previas al parón por el Covid-19 en las que su puesto, al frente del equipo de las trece barras, también fue discutido. No es un secreto, que Rubi no ha conseguido dar con la tecla y que la alargada sombra de Quique Setién ha terminado por oscurecer el futuro del técnico catalán en el Real Betis. Un equipo que sigue defendiendo igual de mal que el año pasado, pero que en esta ocasión no cuenta con ese ataque tan alegre y esa eficacia goleadora que tenía el Betis de la mano de Quique. Prueba de ello son los números del que estaba llamado a ser el goleador de este quipo e incluso de la selección nacional, Borja Iglesias, que cuenta con un bagaje de 3 goles en 29 partidos esta temporada.

Con Rubi fuera del banquillo y quedando solamente 8 partidos para finalizar la liga, la directiva del Betis ha decidido recurrir a un viejo conocido como es Alexis. El entrenador canario ya fue utilizado en el año 2017 como entrenador interino, para las dos últimas jornadas de esa temporada, tras la destitución de Víctor Sánchez del Amo. Esos dos encuentros se saldaron con sendos empates para el equipo de Heliópolis.

En esta ocasión dispone de 8 finales, 8 partidos en los que, intentar revertir la situación e incluso ganarse el puesto como primer entrenador de cara a la temporada 20/21, aunque todo apunta a que será nuevamente un parche a la espera de contratar a un entrenador más contrastado de cara al próximo año liguero.