Una reflexión sobre el fichaje de Van Dijk por el Liverpool

El club inglés ha desembolsado al Southampton más de 85 millones de euros por el defensa central, lo que le convierte en el zaguero más caro de la historia.   

El mercado de fichajes de invierno ha vuelto a dispararse al alza. A las pocas horas de concluir el año 2017, el Liverpool comunicaba oficialmente la incorporación a la disciplina red del central Virgil Van Dijk, proveniente del Southampton inglés, por más de 85 millones de euros. Esta noticia no sería sorprendente si el jugador se tratara de un delantero centro o de un centrocampista de marcado carácter ofensivo. Sin embargo, el jugador neerlandés es un defensa central de 26 años de edad. La cuantiosa suma depositada por el Liverpool en las arcas del Southampton, convierte a Van Dijk en el defensa más caro de toda la historia del fútbol.

El desembolso efectuado por el club de Anfield hace divagar a los aficionados del Liverpool si esa cantidad es justa, o por el contrario, el equipo inglés ha abonado una suma de dinero desproporcionada por el jugador, nacido en la ciudad neerlandesa de Breda.

Autor: fcnaija.com

El equipo red lleva años sufriendo graves problemas defensivos. La lentitud y la escasa movilidad de los defensas centrales titulares hace que el Liverpool haya encajado 25 goles en los 22 encuentros que se han disputado en la presente Premier League. Unas cifras muy superiores a la del resto de sus rivales que luchan por alcanzar el trofeo de la competición doméstica. El Manchester City, líder invicto de la liga, lleva tan sólo 13 goles encajados. Mientras que el segundo y el tercer clasificado, el Chelsea y el Manchester United respectivamente, tienen 16 dianas en contra. Asimismo, a pesar de la alta estatura de sus zagueros centrales titulares, tanto Joel Matip, como Dejan Lovren, y Ragnar Klavan, sobrepasan o están cerca del metro noventa de altura, la defensa del Liverpool es la que más goles recibe a balón parado de todos los equipos de la Premier League. 

Un factor determinante por el que el Liverpool se ha visto obligado a desembolsar esa desorbitante cantidad de dinero es la ausencia y la carencia de defensas centrales de renombre en el mercado. La mayoría de jugadores referenciales que se ubican en esa demarcación defensiva ya juegan en los grandes equipos de Europa. El club red no tiene el poder o la entidad suficiente para convencer a un gran jugador de una potente escuadra europea, para que presione a su club y lo abandone en el mercado invernal, con la liga ya iniciada. Van Dijk es considerado como uno de los diez mejores zagueros centrales de la Premier League. El neerlandés es uno de los jugadores que más duelos por alto gana de toda la liga inglesa, por lo que su incorporación viene como anillo al dedo a la disciplina de Anfield. El Southampton ha sabido controlar muy bien los tiempos, y ha obligado al Liverpool a pagar una gran cantidad de capital para hacerse con los servicios de un central, que más que una veleidad del técnico Jurgen Klopp, es una necesidad, para cortar la sangría goleadora que su equipo está sufriendo atrás. 

Otro motivo por el que el club inglés ha incorporado a Van Dijk en sus filas es por la polémica que se produjo durante el anterior mercado de verano de fichajes. El Southampton denunció al Liverpool ante la Federación inglesa de fútbol por haber negociado su marcha al equipo red a espaldas de los saints. El Southampton alegó que no había recibido ninguna oferta oficial por el jugador neerlandés al que le quedaban cinco temporadas de contrato, por lo que el Liverpool estaba acordando su salida sin pactarlo con el equipo afincado en la costa sur de Inglaterra. El club de Anfield tuvo que pedir disculpas por su comportamiento poco ético mediante un comunicado oficial publicado en su web. Por lo tanto, Van Dijk no vale 85 millones de euros, pero el hecho de tener acordada su salida desde el verano pasado, en el que el jugador llegó a informar a su club que se quería ir, y la necesidad de incorporar a su plantilla un central de garantías que mejore exponencialmente el nivel de su zaga, ha obligado al Liverpool ha abonar esa cantidad para adquirir al jugador. 

Autor: liverpoollfc.com
El Liverpool de Klopp es un equipo que busca presionar en campo contrario. Los delanteros adelantan constantemente sus líneas de ataque y los centrocampistas acompañan en esa presión arriba. Por lo tanto, los defensores quedan muy expuestos y no reciben ayuda de sus compañeros a la hora de ejecutar las coberturas y de realizar los repliegues defensivos. Este sistema táctico compromete enormemente a la defensa, que se encuentra a veces sorprendida y desbancada por el potencial ofensivo rival. Van Dijk tendrá que adaptarse rápido al nuevo sistema de juego planteado por el entrenador alemán, que es muy diferente al ideado por el técnico del Southampton, Mauricio Pellegrino, en el que se sentía mucho más arropado por sus compañeros.
El central neerlandés se va a convertir en el líder y en el referente de la defensa del Liverpool. El jugador destaca por su gran anticipación, su buena salida del balón jugado desde atrás y sobre todo por su dominio del juego aéreo. El éxito del zaguero en el equipo red dependerá de su adaptación al nuevo modelo de juego implantado por Klopp, y a como asimila el precio pagado por el Liverpool en su fichaje.
Por ahora, el técnico alemán no ha descartado la inclusión de Van Dijk en el derby que disputará el Liverpool ante el Everton el próximo cinco de enero en la tercera ronda de la FA Cup en el estadio de Anfield.  

Eduardo Acín (@EduardoAcnGarcs)

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.