Markelle se une al process

El número 1 del pasado Draft volvió el pasado lunes a las canchas tras más de 5 meses de inactividad. Un nuevo aliciente para seguir de cerca a unos Sixers que aspiran a todo a quince días del final de la fase regular.

Lunes 26 de marzo, el Wells Fargo Center de Philadelphia espera ansioso el retorno del último número uno del Draft. Sustituyendo a Ben Simmons, Markelle Fultz salta a la cancha a mediados del primer cuarto y bajo una sonora ovación vuelve a sentirse jugador.

Con el apoyo incondicional de la grada y sus compañeros (Joel Embiid el primero), el novato dejó destellos de su calidad y poderío físico, pero se le notó fuera de ritmo, sin chispa y un poco acelerado en su regreso. Markelle se fue hasta los 10 puntos (5/13 en tiros), 8asistencias y 4 rebotes en algo más de 14 minutos en pista, dejando un par de canastas en suspensión de media distancia que invitan al optimismo.

Esperanzador fue volverle a ver lanzar a canasta sin miedo, dejando atrás su misteriosa lesión de hombro, la que sufrió en las Vegas y que hasta anteanoche no nos dejó disfrutar del jugador que despuntó en la Universidad de Washington.

Vuelta a los Play Offs

Philadelphia vuelve a sonreír, las buenas noticias se acumulan y los Sixers ya son oficialmente equipo de Playoffs. Atrás quedan 5 años sin pisar la postemporada y cuatro sin llegar a las 30 victorias. Joel Embiid les ha cambiado la cara, el proceso es ya una realidad y a estas alturas de la temporada aspiran a todo.


Corría mayo del 2012 cuando los Celtics de Pierce, Garnett y Rondo eliminaban en el séptimo partido de las semifinales de conferencia a los Sixers de Iguodala, Evan Turner, Jrue Holliday, Elton Brand o Thadeus Young entre otros. A partir de ahí los Sixers han deambulado por la NBA rozando el ridículo, aferrándose a la excusa del tanking, malgastando primeras rondas y realizando traspasos difícilmente entendibles. 




Han pasado cinco largas temporadas desde ese momento, cinco largos años plagados de derrotas, humillaciones, de desafortunadas elecciones de Draft (Embiid y Simmons no pudieron debutar en su primer año) y traspasos incomprensibles. Todo ello se resume en las 47 victorias cosechadas entre 2013 y 2016, donde estuvieron a punto de repetir la peor temporada (10-72 en la 2016) de la historia de la liga, récord que casualmente también ostentan los 76ers de la 72/73.

Por fin los tres juntos

Con la vuelta de Fultz, los Sixers ya pueden contar con su “Big Tree”, ahora toca ver si Fultz entra en dinámica y se convierte en pieza fundamental del equipo. Ben Simmons sigue creciendo a pasos agigantados (solo Donovan Mitchel parece estar en disposición de disputarle el rookie del año) y Joel Embiid es a día de hoy uno de los mejores pívots de la liga, para gustos los colores. Solo falta que Fultz se ponga a punto, que sea importante en la rotación y demuestre toda su valía.

Mundo Nogomet 76ers



Pero los Sixers no son solo Embiid y Simmons. Cuentan con un equipo muy compensado que juega a un ritmo frenético y hace de su intensidad defensiva una de sus mejores armas. Con J.J. Reddick y Robert Covington como amenaza exterior y Dario Saric en su papel de multiusos, pocos equipos del Este pueden presumir de tener mejor quinteto inicial. Además, con la llegada de Belinelli e Ilyasova, los de Brett Brown han sumado experiencia y lanzamiento exterior a un banquillo dónde T.J. McConnell pone la velocidad y la intensidad. 

Ahora mismo marchan en la cuarta posición de la conferencia Este, están a un partido de los Cavs, llevan 7 victorias consecutivas, en las que Ben Simmons promedia un triple doble (nadie desde Robertson lo lograba) y tienen por delante un calendario muy favorable con Knicks, Hawks, Hornets y Nets en el horizonte. 

¿Hasta dónde llegaran los Sixers del process?

Pablo Gasca Iso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.