El Ciudad de Lucena ha vuelto a los entrenamientos de manera grupal, con la ausencia de un jugador que dio positivo en anticuerpos IgM, pero negativo en prueba PCR.

El Ciudad de Lucena combina estos días dos procesos preparatorios, el del prepararse físicamente para la disputa de los play-offs de ascenso a Segunda B y el de la dirección deportiva, que ya se encuentra diseñando la plantilla de cara a la temporada 2020-2021.

En lo que a la preparación deportiva se refiere es donde ha estado la actualidad del conjunto lucentino. Los jugadores retomaron los entrenamientos la semana pasada y a partir de esta, se entrena con normalidad y en dinámica de grupo.

Antes de volver a los entrenos, varios jugadores y miembros del cuerpo técnico pasaron los test preceptivos. En dichas pruebas, saltó la alarma: un jugador, cuya identidad no se ha hecho pública, dio positivo en anticuerpos IgM, para posteriormente, dar negativo en la prueba PCR. Eso indica que el jugador ha pasado el virus, pero que actualmente, ya no lo tiene.

El revuelo montado alrededor de esta información obligó al presidente del club, Jorge Torres a salir al paso y confirmar que el Ciudad de Lucena trabaja con los protocolos que la RFEF ha trasladado a los clubes: el jugador fue enviado a casa a donde deberá permanecer 10 días en cuarentena.

Una vez superado ese tiempo, el jugador podrá reincorporarse a los entrenamientos de grupo que comienzan esta semana en horario de 19:00-20:00, con descanso sábados y domingos. Con un plan físico específico para este momento, el Ciudad de Lucena prepara unas eliminatorias que le enfrentarán en semifinales frente al Xerez y en caso de derrotar al conjunto jerezano, su rival saldrá del encuentro que disputarán Betis Deportivo y Utrera. La ciudad rebosa ilusión y apoyará a un equipo que sigue trabajando para llegar a punto a los 180 minutos determinantes de la temporada.