Un Big Three inesperado

Pocos a principios de temporada hubieran incluido en sus quinielas al trío Harden, Paul y Capela como uno de los big threes más efectivos de la liga.

Fuente: NBA.com


En la NBA actual, si no cuentas en tus filas con más de una superestrella es muy difícil que puedas optar al título, a no ser que tengas a Popovich al mando. Desde el desembarco de Lebron en Miami en 2010 y a excepción de los Mavs de Nowitzki y los San Antonio Spurs, todos los campeones han contado con un gran trío de jugadores en su plantilla.
Tras tres años seguidos viendo como Lebron y compañía luchaban contra los todopoderosos Warriors, varios equipos han añadido jugadores All Star en el mercado estival para derrocar a estos dos súper equipos. 



Los Timberwolves (con la llegada de Butler) y los Thunder (Paul George y Carmelo Anthony) han sumado estrellas consagradas a sus jóvenes plantillas con el objetivo de asaltar el primer puesto del oeste, y por que no, enfundarse el anillo de campeón en un futuro cercano. En el este, las lesiones nos han privado de disfrutar de los big threes del futuro y el presente. La desafortunada lesión de Gordon Hayward en la jornada inicial nos ha impedido poder disfrutar de uno de los tríos más atractivos de ver a ambos lados de la cancha, el conformado por Irving, Al Horford y el propio Hayward. Mientras que el big three del futuro, el que está destinado a culminar el proceso que vaticinó la pasada temporada Joel Embiid, se quedó a primeras de cambio sin el número 1 del pasado draft, Markelle Fultz, quien no se sabe cuándo volverá a las canchas.

Ninguno de estos big threes presenta mejores números que el de Houston Rockets, el conformado por James Harden, Chris Paul y Clint Capela. Hasta el pasado sábado, el equipo tejano no conocía la derrota cuando los tres coincidían sobre el parqué, presentando un inmaculado 18-0. Durante esta racha, han caído por el camino los principales equipos del oeste como los Spurs, los Timberwolves, los Trail Blazers y en dos ocasiones los actuales campeones. Han promediado 118,7 puntos por partido, dejando a sus rivales en 105,3 puntos y lanzando 42,7 triples por noche con un acierto del 39,8%.

Los Houston Rockets cuentan con dos de las principales superestrellas de la liga, que este verano decidieron unir sus fuerzas para conseguir el ansiado anillo que les falta a ambos. Se han adaptado a la perfección, y forman uno de los Backcourts más potentes de la liga. CP3 ha asumido su rol, asiste menos que en toda su carrera a excepción de su año rookie (8,7 asistencias por partido esta temporada), dejando a James Harden en muchas ocasiones ser el generador de juego. Pero los Rockets no solo son Harden y Paul, cuentan con defensores exteriores de élite como Luc Mbah a Moute o P.J Tucker, que han dado un plus defensivo al equipo tejano. Sumado al gran ataque que poseen, sobre todo dese la línea de 7,25 (Eric Gordon, Ariza, Ryan Anderson …), hacen de los Rockets un equipo tremendamente peligroso.
Fuente: NBA.com


Pero ¿Quién es el encargado de cerrar la zona en Houston? No es otro que el ya citado Clint Capela. El center helvético (segundo jugador suizo en la historia de la liga después de Thabo Sefolosha)  tras pasar sus dos primeros años a la sombra de Dwight Howard, está firmando sus mejores números desde que aterrizó en la NBA. A simple vista se aprecia que está anotando más que nunca (14,5 puntos por partido) y ha mejorado su faceta reboteadora (de 8,1 a 10,8 capturas), lo que le ha llevado a promediar un doble-doble por noche. También ha aumentado sus registros taponadores (de 1,2 a 1,7 por partido), asistencias y sus porcentajes de cara al aro (cerca del 70%) y desde el tiro libre. La salida de Howard la temporada pasada le abrió las puertas de la titularidad, y el sistema de D’antoni le viene como anillo al dedo. Rodeado de tiradores, es el amo y señor de la pintura, y la complicidad con James Harden le convierte en el compañero ideal en el pick-and-roll de la barba.

Su en entrenador le augura un futuro prometedor, “Me sorprenderé mucho si en tres o cuatro años Clint no es el mejor o uno de los mejores pívots de la liga” ha llegado a declarar Mike D’antoni. Clint progresa adecuadamente, y según el propio Capela, sus Houston Rockets son a día de hoy mejores que los Golden State Warriors. Estos Houston Rockets de Harden, Paul y capela tienen un solo objetivo, arrebatar el trono del baloncesto mundial a los Warriors. 

Fuente: NBA.com

De momento están a 4 partidos de los de Oakland, y les han derrotado en dos de sus tres enfrentamientos este año, y con sus armas, a base de triples. ¿Lograrán asaltar el primer puesto del salvaje oeste los Houston Rockets de capela y compañía?

Pablo Gasca Iso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.